Como conseguir un diseño web perfecto

Llegar a tener una página web profesional actual y sobretodo efectiva, no es fácil de conseguir.

Hay que alcanzar un equilibrio entre el diseño gráfico y la arquitectura para tener un diseño web perfecto ya que si la página tiene un diseño gráfico impactante pero no es efectivo, difícilmente se alcanzarán los objetivos, y de igual forma pasa al revés: si la web no es atractiva visualmente para el usuario, probablemente, tampoco consiga captar la atención de los posibles clientes.

Razones por las que tienes que tener un diseño web perfecto

Los objetivos para tener un diseño web perfecto son, entre otros:

Incrementar las ventas:Desarrollo web para autónomos

Si le ofreces al cliente un sitio o página web con una buena experiencia de usuario, es decir, que encuentra de forma rápida lo que necesita, lo más seguro es que acabe rellenando el formulario de contacto y te solicite algún presupuesto. Además, esa óptima experiencia de usuario ha de ir cogida de la mano con un buen diseño gráfico, ya que si tienes una buena arquitectura pero la web no es nada “cómoda de ver”, lo más seguro es que el usuario cierre sin rellenar ese formulario de contacto y pierdas la posible venta.

Tener una buena imagen on-line (buena reputación on-line):

Siempre has de tener presente que la página web es tu imagen en el mundo on-line. Si está cuidada, optimizada, y plasmas en ella todos tus productos o servicios, la imagen que transmites es mejor que la que transmites si la web está desfasada, pasada de moda (porque no nos engañemos, las páginas web también tienen sus tendencias) o no es amigable para el usuario.

Si no proporcionas una buena experiencia de usuario, cuando este cierre tu página web se quedará con la idea de que tu marca, al igual que tu web, también está pasada de moda.

¡El 94% de visitantes rechaza o desconfía de un sitio Web por su apariencia!

Un diseño web perfecto te ayudará a alcanzar estos dos objetivos.

¿Cómo ha de ser la experiencia del usuario con el diseño web?

En primer lugar, la web ha de entrar por la vista, ha de ser atractiva visualmente, sino, por muy buena arquitectura que hayas pensado para tu página web, los usuarios la cerrarán porque se sentirán incómodos.

Dicho esto, has de pensar en tu producto: ¿es un producto conocido? ¿o es un producto nuevo en el mercado? es una cuestión importante, ya que la arquitectura web dependerá de ella.

En caso de ser un producto o servicio nuevo, lo más importante es explicarle al posible cliente los beneficios de tu producto o servicio y a que público va dirigido, de esta forma empiezas a filtrar en el embudo a clientes potenciales y clientes no potenciales.

En caso de ser un producto o servicio que ya exista en el mercado, lo más importante es destacar porque eres diferente a tu competencia, has de convencer a tus posibles clientes porque escogerte a ti y no al resto de profesionales que hacen lo mismo que tú. Destaca que es lo que te hace diferente a los demàs, a lo mejor es ¿un servicio personalizado?, ¿la calidad de tus productos?, ¿el tiempo de entrega, en caso de ser e-commerce? Dedícale tiempo a pensarlo y luego, muéstralo.

En cualquiera de los dos casos, has de plasmar en la primera mitad de la pantalla cualquiera de esas ideas.

El usuario se toma unos 20 segundos de media para decidir si sigue navegando por tu página web o bien decide seguir buscando por la red.

Así que esta combinación entre el diseño web atractivo y una arquitectura que capte la atención del usuario es la clave para que el cliente siga en la web o la cierre, es la clave para que el diseño de tu página web sea perfecto.

La importancia en el diseño web de los enlaces a otras páginas desde la página de inicio

Es muy importante, sobretodo para el posicionamiento SEO, o posicionamiento en buscadores, pero también para facilitar la navegación al usuario, que en la página de inicio haya cuantos más enlaces mejor hacia las páginas interiores.

Es lo conocido por los SEO’s como Link Juice.

Gracias a estos enlaces, potencias la palabra clave para Google, pero además, facilitas la experiencia de usuario a tu cliente: si tiene que ir al menú a buscar la información que necesita o le haces navegar por varias páginas antes de ofrecerle lo que busca, lo más seguro es que cierre el sitio web con mal sabor de boca: cuando no encontramos algo a la primera nos sentimos frustrados y no es para nada aconsejable que la gente cierre nuestra página web con esa mala sensación.

Lo mismo ocurre con el resto de páginas interiores, aunque estas no tienen tanto peso en el posicionamiento SEO como la home, aunque eso no quiere decir que no influyan en el posicionamiento ni en la experiencia del usuario.

Pongamos un ejemplo: en una página interior, llamada “beneficios de mis servicios/productos”, lo más lógico es poner enlaces a la página de “precios” o a la de “contacto”, ya que si esos beneficios han convencido al cliente, lo más seguro es que quiera conocer tus precios o que quiera contactar contigo para que le hagas un presupuesto o pedir más información. Si esta información no es fácil de encontrar por parte del usuario, lo más seguro es que pierdas el lead (o cliente potencial) y así la venta.

Ordena el contenido

Sobretodo en el menú. Ordena tus servicios, si es necesario agrúpalos en submenús, tampoco pongas un menú muy extenso, piensa que siempre menos es más.

Este menú ha de incluir todos tus servicios, o productos, precios, contacto…y piensa como ofrecérselo de forma visual al usuario.

Diseño web responsivediseño web optimo

Un diseño web responsive es todo aquel que se ve correctamente en todos los dispositivos móviles, ya hemos hablado de él en posts anteriores, como “¿Por qué actualizar mi diseño web?“, pero era indispensable que volviera a sacar el tema en este post sobre como tener un diseño web perfecto.

A nivel de experiencia de usuario, la web ha de estar siempre optimizada tanto para móviles como para tablets, ya que cada vez navegamos más desde estos dispositivos, ya sea porque hacemos búsquedas mientras estamos esperando el metro o porque desde redes sociales vemos un enlace que nos interesa y decidimos pinchar en él.

Si la web a la que aterrizamos no es fácil de usar, tenemos que hacer zooms, mover el scroll….nos aburrimos y salimos.

La experiencia del usuario la tengo clara, pero, ¿cómo ha de ser el diseño gráfico?

Esta parte ya consiste en lo que llamo “vestir la web”.

Ya he dicho anteriormente que hay que saber combinar la arquitectura con el diseño gráfico para conseguir ese diseño web perfecto. 

Has de pensar también en este punto si quieres una web más “seria” o más “informal”, eso siempre irá en función de tu público: no es lo mismo vender juguetes para bebés que tener una web de servicios empresariales o de abogados. Lógicamente, el tono, los colores y las imágenes que uses en una no serán para nada las mismas que uses para la otra.

Si el usuario no se siente cómodo, saldrá de tu página web agobiado.

Imágenes

Muchos clientes me dicen: “mira, he visto esta imagen por internet y me gusta.” En primer lugar ir con cuidado con los derechos de autor de dichas imágenes, yo os aconsejo que os las bajéis desde bancos de imágenes, hay muchos y no son precios desorbitados.

Aunque según el tipo de web, lo ideal es que contratéis a un buen fotógrafo y os las haga él! ese siempre es un punto mucho más personal.

Colores

Te recomiendo que sigas los colores y estética de tu logotipo, ya que esa va a ser tu imagen corporativa.

Usa esos colores para resaltar elementos, para destacar el menú, para los botones de llamada a la acción…y no te olvides de combinar los colores con las imágenes!

Y a ti, ¿qué otras ideas se te ocurren para tener un diseño web perfecto? ¿o qué otras tácticas has utilizado en tu página web? Cuéntanoslas!!!

By | 2016-11-24T16:38:56+00:00 septiembre 4th, 2015|Desarrollo web, Diseño web|Sin comentarios

About the Author:

Deje su comentario